16 mar. 2015

Altea sin gluten: El Negre y La Forchetta

Hace un par de fines de semana estuvimos en Altea. Si no habéis estado, os recomiendo que la visitéis, está considerada una de las localidades más bonitas de España y con razón; el casco antiguo empedrado, sus casas encaladas y la tranquilidad que se respira a mí me enamoró.  


Además no es difícil encontrar restaurantes donde los celíacos somos bienvenidos (en la web viajarsingluten.com tenéis un listado de todos ellos). Yo fuí a finales de febrero en temporada baja y algunos sitios estaban cerrados, pero aún así pude comer sin problemas en los dos restaurantes que os cuento a continuación.

-Restaurante El Negre-

Está situado en la calle Santa Bárbara 4. En realidad nuestra intención era comer en otro restaurante de la misma calle que nos habían recomendado, pero al estar cerrado, optamos por entrar aquí.
Nos dió mucha confianza tanto el cartel de Acecova que había en la puerta como la carta, que estaba fuera y mostraba muy claramente qué platos eran aptos para celíacos.



También me gustó mucho la decoración, porque, aunque la comida sea lo importante, si el entorno es agradable, mejor que mejor. Como diría mi amiga, era un sitio muy Pinterest, muy luminoso, encalado como las casitas del pueblo, sencillo pero con detallitos muy monos, como la ramita de romero a modo de ramillete en la mesa. También destacar que tenía unas vistas impresionantes del mar desde el ventanal, y había zona de terraza, aunque preferimos interior, porque aunque hacía solete todavía refrescaba.


Me gustó también que se veía desde el salón tanto la zona de cocina como la zona de brasas, eran zonas bastante abiertas, y que la camarera nos traía los platos poco a poco, conforme íbamos terminando, sin agobios (aunque esto también puede ser porque no había mucha gente, pero se agradece).



Pedimos tres platos para compartir. Empezamos con la ensalada de capellanes, tomate raf y olivas, que me sorprendió, nunca había probado los capellanes en salazón y me gustaron mucho.
Los mejillones con un saborcito a brasas para chuparse los dedos, y para terminar, antes del postre, unas chuletillas de cordero, que nos pusieron con una especie de escalivada y papas arrugás (en la foto faltan chuletas, mi chico carnívoro casi me deja sin foto, jajaja) y de postre, y después del llenazo, tomamos un sorbete de limón para bajar un poco la comida.


-Restaurante Pizzería La Forchetta-

Está en la calle Concepción 3. A este restaurante fuimos en dos ocasiones a cenar, pero la primera noche, llegué con tanta hambre que ni me acordé de hacer foto. En esta primera vez probamos el paté casero que nos pusieron con pan casero y ambos estaban buenísimos. También pedimos una pizza para compartir y nos gustó bastante. Todo sin gluten, por supuesto.


La segunda noche pedimos pasta para probarla. Mis espaguettis a la carbonara estaban muy buenos, y como podéis ver en la foto, ¡nadaban en salsa! Mi chico se pidió espaguettis boloñesa también con pasta sin gluten para que los pudiese probar y me gustaron mucho más, pero no conseguí darle el cambiazo, jejeje.



De postre un brownie sin gluten con nata y chocolate. Me quedé con ganas de probar los crèpes sin gluten, ya que no tenían, y el camarero me avisó que para la próxima vez que pensase ir tenía que avisar con antelación para que los preparasen.



Ya véis que Altea, además de un lugar precioso, es apto para celíacos. Si os decidís a visitarlo no vais a tener mucha dificultad en encontrar restaurante sin gluten para comer o cenar.

¿Habéis estado alguna vez en Altea?¿Qué os ha parecido? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

No hay comentarios:

Publicar un comentario