25 abr. 2015

Fideos de arroz con verduras y cerdo con Pastas Iberia

Hoy, además de compartir una receta, voy a hablaros de un producto, los fideos de arroz de Pastas Iberia.


Los fideos de arroz o noodles son muy típicos de la cocina china, muy fáciles de cocinar y de combinar con casi cualquier alimento, y éstos en concreto, al llevar como únicos ingredientes harina de arroz y almidón de maíz, son totalmente libres de gluten y por tanto aptos para celíacos (además no contienen OMG ni alérgenos). 
Los comercializa la empresa familiar de productos extremeños El Dorado, expertos en arroces y cultivados en la Vega del Guadiana, por tanto se trata de un producto nacional.
Cada paquete contiene 400gr de fideos de arroz, distribuidos en tres bloques, así resulta más cómodo manejarlos y con uno de los bloques tenemos fideos para dos personas. En un par de semanas estarán a la venta en los centros comerciales Carrefour, pero de momento se pueden adquirir a través de su correo electrónico comercial@arroceriasdorado.com.



Para hacer esta receta de fideos de arroz con verduras y cerdo vamos a necesitar:

- Lomo de cerdo
- Calabacín
- Zanahoria
- Champiñones
- Cebolla
- Brotes de soja
- Salsa de soja (opcional), yo utilizo ésta de Kikkoman
- Fideos de arroz

Pelamos la cebolla y la zanahoria. Cortamos la cebolla en juliana, la zanahoria y el calabacín en tiras, y los champiñones en rodajas. En un wok o sartén amplia, ponemos un chorrito de aceite y pochamos la cebolla. Cuando esté medio pochada, añadimos la zanahoria, calabacín, champiñones y los brotes de soja. Añadimos también el lomo de cerdo cortado en tiras. Cuando esté todo cocinado, añadimos un chorrito de salsa de soja.

Mientras pondremos una olla al fuego con agua, y cuando hierva, ponemos los fideos. Dejamos 3-5 minutos y escurrimos bien. Añadimos al resto de ingredientes y removemos. Servimos.

15 abr. 2015

Fish&Chips sin gluten con salsa tártara

Esta navidad pasada estuve unos días en Londres, y la verdad es que la oferta gluten free es bastante amplia y no tuve mucho problema en comer por ahí. Pero si hubo algo que me quedé con ganas de probar: fish&chips, ya sabéis, ese plato tan típico inglés de pescado rebozado y patatas fritas.



Al llegar a España estuve dándole vueltas y pensé que no es tan difícil replicar el famoso plato en casa y hacerlo sin gluten sin ningún problema. 

Yo en este caso elegí bacalao fresco y lo rebocé con el rebozado de maíz de Esgir. No tiene más misterio, freímos las patatas y luego el pescado rebozado y servimos.

Me atreví también a hacer una salsa para acompañar que a veces suelen poner con las fish&chips, salsa tártara. A continuación os pongo las cantidades que utilicé por si os animáis a probarla:

- 200 gr de mahonesa, casera o comprada, como prefiráis. 
- 1 huevo cocido 
- 20 gr de alcaparras
- 20 gr de pepinillos
- 50 gr de cebolla
- 1 o 2 cucharadas de mostaza
- perejil picado

La elaboración es muy sencilla. Se trata de picar todos los ingredientes, si tenéis picadora quedará genial porque lo deja muy finito, y mezclarlo todo con la salsa mahonesa. Servimos con el pescado y las patatas y listo, ¡a disfrutar!




16 mar. 2015

Altea sin gluten: El Negre y La Forchetta

Hace un par de fines de semana estuvimos en Altea. Si no habéis estado, os recomiendo que la visitéis, está considerada una de las localidades más bonitas de España y con razón; el casco antiguo empedrado, sus casas encaladas y la tranquilidad que se respira a mí me enamoró.  


Además no es difícil encontrar restaurantes donde los celíacos somos bienvenidos (en la web viajarsingluten.com tenéis un listado de todos ellos). Yo fuí a finales de febrero en temporada baja y algunos sitios estaban cerrados, pero aún así pude comer sin problemas en los dos restaurantes que os cuento a continuación.

-Restaurante El Negre-

Está situado en la calle Santa Bárbara 4. En realidad nuestra intención era comer en otro restaurante de la misma calle que nos habían recomendado, pero al estar cerrado, optamos por entrar aquí.
Nos dió mucha confianza tanto el cartel de Acecova que había en la puerta como la carta, que estaba fuera y mostraba muy claramente qué platos eran aptos para celíacos.



También me gustó mucho la decoración, porque, aunque la comida sea lo importante, si el entorno es agradable, mejor que mejor. Como diría mi amiga, era un sitio muy Pinterest, muy luminoso, encalado como las casitas del pueblo, sencillo pero con detallitos muy monos, como la ramita de romero a modo de ramillete en la mesa. También destacar que tenía unas vistas impresionantes del mar desde el ventanal, y había zona de terraza, aunque preferimos interior, porque aunque hacía solete todavía refrescaba.


Me gustó también que se veía desde el salón tanto la zona de cocina como la zona de brasas, eran zonas bastante abiertas, y que la camarera nos traía los platos poco a poco, conforme íbamos terminando, sin agobios (aunque esto también puede ser porque no había mucha gente, pero se agradece).



Pedimos tres platos para compartir. Empezamos con la ensalada de capellanes, tomate raf y olivas, que me sorprendió, nunca había probado los capellanes en salazón y me gustaron mucho.
Los mejillones con un saborcito a brasas para chuparse los dedos, y para terminar, antes del postre, unas chuletillas de cordero, que nos pusieron con una especie de escalivada y papas arrugás (en la foto faltan chuletas, mi chico carnívoro casi me deja sin foto, jajaja) y de postre, y después del llenazo, tomamos un sorbete de limón para bajar un poco la comida.


-Restaurante Pizzería La Forchetta-

Está en la calle Concepción 3. A este restaurante fuimos en dos ocasiones a cenar, pero la primera noche, llegué con tanta hambre que ni me acordé de hacer foto. En esta primera vez probamos el paté casero que nos pusieron con pan casero y ambos estaban buenísimos. También pedimos una pizza para compartir y nos gustó bastante. Todo sin gluten, por supuesto.


La segunda noche pedimos pasta para probarla. Mis espaguettis a la carbonara estaban muy buenos, y como podéis ver en la foto, ¡nadaban en salsa! Mi chico se pidió espaguettis boloñesa también con pasta sin gluten para que los pudiese probar y me gustaron mucho más, pero no conseguí darle el cambiazo, jejeje.



De postre un brownie sin gluten con nata y chocolate. Me quedé con ganas de probar los crèpes sin gluten, ya que no tenían, y el camarero me avisó que para la próxima vez que pensase ir tenía que avisar con antelación para que los preparasen.



Ya véis que Altea, además de un lugar precioso, es apto para celíacos. Si os decidís a visitarlo no vais a tener mucha dificultad en encontrar restaurante sin gluten para comer o cenar.

¿Habéis estado alguna vez en Altea?¿Qué os ha parecido? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia?

2 feb. 2015

Tortilla de brócoli y bacon

Dicen del brócoli (a.k.a. brécol o bróculi) que es un alimento con muchos beneficios antioxidante, anticancerígeno, ... lo que viene siendo un superalimento que conviene incluir en nuestra dieta. Pero también es verdad que no tiene muchos admiradores. A mi me gusta su sabor (en general todas las verduras me encantan) pero si quiero que mi chico también coma, tengo que ingeniármelas para jugar al despiste y al encubrimiento de alimentos non gratos. Hay que ingeniárselas para disfrazar la verdura y para eso la tortilla viene genial.



Hace un tiempo di con unos muffins de brócoli y jamón del blog Pimienta Rosa que descubrí a través de esta receta de La Emperatriz que en su momento hice mucho y están buenísimos, pero que ya no hago tanto porque hay que encender el horno y me da bastante pereza. A si que se me ocurrió que podía hacer una especie de versión en formato tortilla y cambiar el jamón por bacon, que era lo que tenía más a mano y resultó muy buena idea, porque le aporta mucho sabor y "disimula" el sabor/olor del brócoli.



Ingredientes que vamos a necesitar para una tortilla grande:

- 400/500gr de brócoli
- 100 gr de bacon en tacos
- 20gr de queso rallado (opcional, yo le puse manchego semicurado)
- 5/6 huevos
- Aceite de oliva y sal (si fuese necesario)

Primero cocemos el brócoli hasta que esté al dente, que no nos quede muy blando porque luego se nos deshará, y además con menos cocción conservaremos más propiedades. Escurrimos y reservamos.
En una sartén ponemos el bacon a freír, retiramos la grasa que suelte y añadimos el brócoli, que saltearemos junto al bacon hasta que ambos doren un poquito. Yo no añado sal porque el bacon que compro (suele ser el de Oscar Mayer, que viene etiquetado sin gluten) me parece que ya aporta suficiente sal, pero podéis añadirle sal si lo creéis conveniente.
Batimos los huevos en un recipiente amplio, añadimos el queso rallado, el brócoli y el bacon y mezclamos bien.
En la sartén donde vayamos a cuajar la tortilla, añadimos si fuese necesario un poquito de aceite de oliva, y vertemos todo. Cuando cuaje el huevo por un lado, le damos la vuelta y dejamos que cuaje por el otro lado, como una tortilla tradicional. Cuando esté lista, servimos.