28 oct. 2014

Croquetas de calabaza y queso manchego

Cuando hace unos días encontré esta receta de croquetas de calabaza tenía que hacerlas ¡me encantan las croquetas! y como aún me quedan unas cuantas calabazas que me dio mi padre de su huerto y con las que estoy haciendo unas cuantas recetas con ellas, aproveché para probar algo nuevo.

Adapté los ingredientes a otros que tenía a mano, como el queso que lo he sustituido por manchego y el pan rallado lo he sustituido por uno sin gluten.



Los ingredientes que utilicé y con los que me salieron unas 25 croquetas pequeñas son:

- 500 gr de calabaza pelada y sin pepitas
- 1 cebolla grande
- 200 gr de queso manchego (podemos echar más o menos según nuestro gusto)
- 1 huevo
- pan rallado sin gluten (yo utilicé el de Adpan)
- Sal
- Aceite de oliva para freír

Ponemos la calabaza, una vez pelada y limpia de pepitas, cortada en dados en un recipiente apto para microondas y metemos 10 minutos a máxima potencia.

Mientras, pelamos la cebolla y la picamos finita. La ponemos a pochar en una sartén amplia con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Cuando empiece a dorar, añadimos la calabaza que ya estará cocida y chafamos con ayuda de un cucharón o tenedor mientras damos vueltas para que dore un poco.

Retiramos del fuego, añadimos el queso y mezclamos bien. Dejamos enfriar.

Una vez fría la masa de croquetas (yo suelo ponerla, una vez que ha enfriado, un tiempo en el frigorífico para que sea más fácil manejar la masa) vamos haciendo las croquetas, y pasándolas por huevo batido y pan rallado sin gluten.

Freímos en abundante aceite de oliva caliente y servimos ¡Están buenísimas! Quedan muy jugosas por dentro y el contraste de sabores es fabuloso. Por otro lado no había probado el pan rallado de Adpan, lo compré porque era el único sin gluten que había en el supermercado, y me ha gustado porque hace un rebozado crujiente y resistente, que me vino muy bien en esta receta porque la masa de calabaza era bastante blanda y tenía miedo de que al freírlas se me deshicieran, pero aguantaron muy bien. 

¿Y a vosotr@s, también os apasionan las croquetas? ¿Habéis probado alguna vez esta combinación de ingredientes? ¿Qué pan rallado soléis utilizar para hacer croquetas sin gluten?

20 oct. 2014

Fritorio de calabaza o calabaza frita

Después de más de un mes sin actualizar, paro por aquí para compartir una receta. La de hoy me hace especial ilusión porque se trata de una receta tradicional del lugar de origen de mis padres, la comarca de la sierra del Segura que tiene una gastronomía de productos muy sencillos pero exquisita.



El fritorio de calabaza es uno de esos platos que mi madre siempre ha cocinado, con calabazas que sembraba mi abuelo, y que ahora siembra mi padre, ¡imaginaros si no la habré comido veces en casa!,  además viene genial en esta época del año en la que la calabaza es especial protagonista de la noche de Halloween tanto en decoración como en gastronomía.

Os pongo a continuación los ingredientes para dos personas, que aunque os indique la cantidad se puede hacer un poco a ojo y la elaboración, que es sencillísima.

- 500 gr de patatas
- 500 gr de calabaza, pelada y despepitada
- 1 cebolla mediana
- 1/2 vaso de agua
- Aceite de oliva, unas 8-10 cucharadas 
- Sal

Pelamos y partimos las patatas y la calabaza como para tortilla y reservamos. Pelamos la cebolla y la partimos en juliana y reservamos también.

Ponemos en una sartén amplia y con fondo el aceite, añadimos las patatas y sal, y freímos. Cuando estén a medio freír, añadimos la cebolla y la calabaza, damos unas vueltas y añadimos un poco de agua. 

Con el fuego a medio gas, se le va dando vueltas a todo con la espumadera o el cucharón y se va chafando hasta que nos quede una especie de puré espeso y con tropezones.

Este plato va genial acompañado de chorizos y huevo frito, aunque podemos utilizarlo como acompañamiento de cualquier carne o pescado.

Os dejo unas imágenes del paso a paso del fritorio de calabaza, y que aspecto va tomando conforme se va cocinando.