27 ago. 2014

Ensalada con higos, jamón y queso de cabra

Se acabaron mis vacaciones ohhhhhh :(  pero el verano sigue, el calor también y ahora que ha comenzado la temporada de higos y que, como me encantan, los pongo hasta en la ensalada, aprovecho y comparto esta idea de ensalada con higos, jamón y queso acompañada de una vinagreta de miel que crea un contraste dulce/salado muy bueno.



Los ingredientes que vamos a necesitar para la ensalada son:

- 80 gr de lechugas variadas, las que más os gusten
- 60 gr de queso de cabra
- 6/8 higos maduros
- 8 lonchas de jamón serrano
Las cantidades son orientativas, podéis adaptar la cantidad de cada ingrediente a vuestro gusto.

Para la vinagreta de miel necesitamos:

- 1 cucharada de miel
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
- 1 chorrito de vinagre
- Una pizca de pimienta
- Una pizca de sal

En un cuenco ponemos todos los ingredientes para la vinagreta y mezclamos hasta que queden mas o menos emulsionados. Probamos y rectificamos si fuese necesario.

En una fuente amplia, colocamos la lechuga variada repartida por el fondo, y colocamos por encima las lonchas de jamón, que si son muy anchas podemos cortar en tiras. Colocamos el queso de cabra cortado en dados y los higos cortados en cuartos.

Vertemos la vinagreta de miel por encima y servimos.

7 ago. 2014

Oreja de cerdo adobada

Hace un tiempo publiqué la receta de oreja a la plancha con ajo y perejil, y se ha convertido en una de las más visitadas y buscadas del blog. A si que, para todos aquellos que llegan al blog buscando recetas de oreja de cerdo, aquí dejo otra, pero esta vez adobada, ideal como tapa acompañada de una cerveza sin gluten muy fría.


Los ingredientes que vamos a necesitar son:
  • 1 oreja de cerdo 
Para el adobo:
  • 2 dientes de ajo (si lo queremos más suave, con un diente de ajo bastará)
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta molida
Lavamos la oreja debajo del chorro de agua hasta que quede limpia, si es necesario le quemamos los pelillos y raspamos con el filo de un cuchillo. 
La ponemos en una olla y cubrimos con agua un par de dedos por encima, añadimos un pellizco de sal y ponemos a cocer durante hora y media o dos horas con la tapa puesta, hasta que quede tierna. Si tenéis olla express ya sabéis que va mucho más rápido y en cuestión de minutos la tenéis lista. 

Cuando esté cocida, la sacamos, escurrimos y la cortamos en trozos pequeños. Dejamos enfriar.

Para el adobo, pelamos los ajos y los machacamos con ayuda de un mortero y una pizca de sal. Añadimos el pimentón, el aceite y la pimienta y mezclamos hasta que quede una pasta homogénea. 

Ponemos la oreja partida en un recipiente con tapa (un tupper o similar) y vertemos por encima el adobo, mezclando bien para que queden impregnados todos los trozos y  dejamos en el frigorífico de 12 a 24 horas hasta que lo vayamos a cocinar. Yo suelo prepararlo por la tarde/noche y cocinarla a mediodía del día siguiente.

Pasado el tiempo de espera del adobo, ponemos una plancha al fuego y cuando esté caliente, vamos distribuyendo los trozos de oreja adobada para que se tueste. Una vez dorados, los sacamos y servimos.

Y con esta receta me despido por un par de semanas, que ahora toca disfrutar de las vacaciones. ¡Feliz verano!