31 jul. 2014

Ensalada de alubias, aguacate, maíz y tomate

Ya sabemos lo bien que vienen las ensaladas en verano, porque nos permiten comer de forma más ligera y fresca, sobre todo alimentos como las legumbres, que normalmente preparamos estofadas el resto del año, pero cuando aprieta el calor, no apetecen nada.
En anteriores post os dejé las recetas de ensalada de garbanzos y de lentejas, muy en la línea de la receta de hoy de ensalada de alubias.


Los ingredientes que vamos a necesitar son:
  • 400 gr de alubias blancas cocidas
  • 1 lata de maíz dulce cocido
  • 1 aguacate maduro
  • 2 tomates
  • 1/2 cebolleta
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
La elaboración no tiene más complicación que ir abriendo latas y cortando alimentos y poco más.
Primero lavamos las alubias blancas, si las hemos comprado de bote cocidas al natural, hasta que suelten toda esa "espumilla" y las dejamos escurrir en un colador. Si las hemos cocido nosotros en casa, las dejamos escurrir.
Picamos lo más fino posible la cebolleta y reservamos.
Lavamos y troceamos los tomates en dados.
Sacamos la carne del aguacate y lo troceamos también en dados.
En un recipiente amplio, tipo bol, ponemos las alubias escurridas, añadimos la cebolleta picada, el tomate y el aguacate troceado, y el maíz bien escurrido.
Aliñamos con sal y aceite, y mezclamos bien. 
Lo metemos en el frigorífico para que a la hora de servir esté bien fría.

28 jul. 2014

Salsa de queso cheddar

¿Os gusta "dipear"? A nosotros nos encanta, y las tortitas de maíz fritas o nachos acompañados de algún tipo de salsa para mojar forma parte de muchos de nuestros aperitivos, cuando vemos una peli, cuando vienen amigos a casa, o los fines de semana en los que las comidas se vuelven menos formales y acabamos comiendo un poco de esto y un poco de aquello a base de tentempiés que nos encantan.


El guacamole, el hummus, etc... lo hacemos casero, no así la salsa de queso, que solíamos comprarla ya hecha de alguna marca etiquetada sin gluten. Hasta ahora. De ahora en adelante y tras probar esta receta tan sencillísima de salsa de queso cheddar, será otra de nuestras salsas caseras para acompañar los nachos.

Sólo vamos a necesitar dos ingredientes:


- 200 ml de nata para cocinar, como siempre, comprobar que sea libre de gluten.
- 200 gr de cheso cheddar. Yo he utilizado el que veis en la foto que viene etiquetado sin gluten, pero como siempre, debéis cercioraros que el que compréis sea apto, ya que este tipo de quesos en lonchas para fundir, según la marca, pueden contener gluten.

La elaboración es muy simple, y sólo necesitaremos un cazo y unas barillas.

Vertemos la nata en el cazo y la ponemos a fuego medio. Añadimos el queso cheddar y removemos sin parar hasta que se integren los dos ingredientes y quede una salsa cremosa y espesa. 
Lo importante es no tener el fuego demasiado fuerte para que no se nos queme, ni demasiado bajo para que el queso pueda derretirse. Sin parar de remover conseguiremos que quede una salsa homogénea. 
Una vez que la salsa quede uniforme, retiramos del fuego, ponemos en un recipiente y servimos. 
Debemos tener en cuenta que cuanto más dejemos la salsa al fuego, más espesa nos quedará, y si no la tomamos caliente, conforme vaya enfriando, irá quedando cada vez más sólida.

23 jul. 2014

Sepia encebollada

Esta es una de esas recetas sencillas heredadas de mi madre, que con un par de ingredientes y un rato en la cocina, queda un plato muy resultón, en el que es casi imprescindible tener cerca el pan sin gluten para mojar sin parar en la salsita.



Los ingredientes que vamos a necesitar son:
  • 1 sepia de 1/2 kg aprox.
  • 4 cebollas
  • 1 tomate grande maduro
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Pelamos las cebollas y las picamos en juliana fina. En una sartén, cubrimos el fondo con una capa fina de aceite, ponemos al fuego y cuando coja temperatura, echamos la cebolla con una pizca de sal y vamos pochando a temperatura media.
Mientras, lavamos y limpiamos la sepia, la partimos a trozos y reservamos.
Lavamos el tomate, lo rallamos y reservamos.
Cuando la cebolla haya pochado, añadimos el tomate rallado, sofreímos unos minutos y añadimos también la sepia. 
Dejamos cocinar entre 30-40 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que el agua que suelte la sepia se vaya evaporando, la sepia esté tierna y nos quede una salsa espesa.
Probamos por si tenemos que rectificar de sal, y cuando esté listo, retiramos del fuego y servimos.

16 jul. 2014

Ensaladilla rusa sencilla

No hay verano sin ensaladilla rusa, el plato estrella de la época estival. Este plato, que como bien indica su nombre, tiene su origen en Rusia, lo hemos hecho muy nuestro, y cada cual tiene su propia receta y cada uno elige ponerle unos u otros ingredientes, eso sí, siempre respetando los dos imprescindibles, patata y mayonesa. En casa nos gusta sencilla, con poquitos ingredientes y con la patata bien machacada.



Los ingredientes para hacer esta ensaladilla rusa sencilla son:
  • 500-600 gr de patatas
  • 3 huevos
  • 2 latas de atún (en aceite, al natural, ... como más os guste)
  • pepinillos al gusto
  • Mayonesa, casera o comprada, la que usemos normalmente. Si es comprada, asegurarse de que no contenga gluten
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal

Ponemos en una olla las patatas lavadas enteras y sin pelar y los huevos. Cubrimos de agua y ponemos a hervir. Cuando lleve unos 10-12 minutos hirviendo, sacamos los huevos y reservamos. 
Las patatas las dejaremos en la olla que sigan cociéndose hasta que las pinchemos y estén blandas. Cuando llegue el momento, las escurrimos y las dejamos enfriar.
Una vez enfríen las patatas y las podamos manipular, les quitamos la piel y en un recipiente amplio las vamos pisando con un tenedor hasta machacarlas y dejarlas tipo puré.
Pelamos los huevos, los picamos muy finitos y los añadimos a la patata (podemos reservar un poco de huevo picado para adornar).
Añadimos también el atún escurrido, los pepinillos picados y un chorrito de aceite de oliva y removemos todo.
Vamos añadiendo la mayonesa hasta que quede una mezcla más o menos homogénea y a nuestro gusto. Probamos y rectificamos de sal si fuese necesario. 

10 jul. 2014

Mejillones a la vinagreta

Los mejillones a la vinagreta son un clásico del verano en casa. Recuerdo que siempre que ha habido una reunión familiar o algún día especial de fiesta, son uno de los entrantes veraniegos principales. Resultan muy refrescantes, coloridos y sanos.



Para hacer mejillones a la vinagreta vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 1 kg de mejillones
  • 1 cebolleta
  • 1 pimiento verde
  • 2 tomates
  • 1 hoja de laurel
  • 5-6 granos de pimienta
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharada de vinagre
  • 4 cucharadas de aceite
  • Sal

Lavamos y limpiamos los mejillones. Los ponemos en una olla amplia con un poco de agua que cubra el fondo, el medio vaso de vino blanco, laurel y la pimienta y tapamos. Ponemos al fuego hasta que abran con el vapor. Una vez abiertos todos, retiramos del fuego y reservamos.

Para hacer la vinagreta de verduras, lavamos y pelamos la cebolleta y los tomates, y los picamos lo más fino posible. Lavamos y picamos también el pimiento verde y si nos gusta, podemos también ponerle pimiento rojo.

Ponemos todas las verduras picadas en un recipiente, y añadimos el aceite, vinagre y sal, y mezclamos bien. Probamos y rectificamos hasta que quede a nuestro gusto. Yo le pongo también un par de cucharadas del caldo de cocción de los mejillones, que le da mucho sabor.

Una vez que los mejillones estén templados o fríos, vamos separando las cáscaras, dejando sólo el trozo dónde vaya el mejillón adherido y desechando el otro. Disponemos los mejillones en una fuente amplia de manera ordenada y repartimos la vinagreta de verduras por encima.

2 jul. 2014

Pollo con almendras estilo chino

Una de las cosas que más se complica cuando eres celíac@ es poder comer fuera de casa sin riesgo de contaminación por gluten, eso ya lo sabemos todos los que tenemos que pasar por esto. Pero si encima pretendes ir a un restaurante de comida china, la cosa puede complicarse aún más porque la comunicación no sea del todo clara (yo lo he intentado, y que me respondan a todo que sí por mucho que lo acompañen de una gran sonrisa, no me da ninguna seguridad, sinceramente). Sé que hay restaurantes de comida asiática que se han puesto las pilas y ofrecen la seguridad de poder comer sin gluten en sus establecimientos, pero de momento, como no me quedan muy a mano,  me he decidido a replicar una receta de pollo con almendras al más puro estilo chino y adaptada a la dieta sin gluten que como celíaca me toca seguir. 



Para hacer pollo con almendras al estilo chino para dos personas vamos a necesitar:

  • 1 pechuga de pollo
  • 70 gr de almendras ya peladas
  • 1 cebolla mediana
  • 250 ml de caldo de pollo (el mío es casero, pero podéis utilizar el que más os guste)
  • 40 ml de salsa de soja (yo utilizo una especial sin gluten de la marca Kikkoman, que ya utilicé en esta otra receta de tallarines de arroz)
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharita de maizena
  • Aceite de oliva virgen


Primero cortamos el pollo en tiras de unos 2 cm de grosor. Mezclamos el azúcar y la salsa de soja en un recipiente amplio y añadimos el pollo, removiendo bien para que los trozos de carne queden bien impregnados de la salsa. Dejamos macerar una media hora en el frigorífico.

Cortamos la cebolla en juliana y la salteamos en una sartén o wok con un chorrito de aceite. Cuando empiecen a dorar, añadimos las almendras, y cuando éstas estén tostadas, reservamos todo en un plato.

En la misma sartén o wok añadimos los trozos de pollo ya macerados y escurridos y cuando estén cocinados y dorados, añadimos la cebolla y las almendras y el caldo de pollo (reservando medio vasito) y dejamos cocinar a fuego lento unos 10 minutos. 

Una vez pasados estos 10 minutos, en el caldo que hemos reservado añadimos una cucharadita de maicena y disolvemos. Para que disuelva bien es importante que el caldo esté a temperatura ambiente o frío, nunca caliente. Añadimos esta maicena disuelta al resto de ingredientes del wok o sartén, mezclamos bien y esperamos unos minutos que espese. Retiramos del fuego.

Podemos servir el pollo con almendras con arroz cocido.