24 jun. 2013

Comiendo sin gluten en Tribeca (Alicante)

Desde que estoy diagnosticada, pocas-poquísimas han sido las veces que hemos salido fuera a comer o cenar. El otro día, aprovechando que fuimos al centro de Alicante a dar un paseo y ver las hogueras, nos pasamos por Tribeca a cenar. Tenía muchas ganas de probar este sitio y de comerme una hamburguesa con pan, y al fin lo conseguí. Y nos gustó tanto que al día siguiente después de la mascletá en la plaza Luceros regresamos a comer. 

El restaurante - hamburguesaría Tribeca está en la calle San Fernando 18. Tienen hamburguesas variadas, salchichas, bocadillos y sandwiches que puedes pedir con pan sin gluten, además de platos para picar y ensaladas, y tienen cerveza Ambar (para los celíacos cerveceros). Nos gustó mucho el ambiente del local, con mesas altas, decoración muy colorista y original, la música tranquila, y las camareras muy atentas y simpáticas.



El primer día que fuímos me pedí una hamburguesa de pollo, que me pusieron con patatas fritas (muy crujientes) y una coca-cola (gigante). La hamburguesa estaba buenísima, pero el pan estaba aún mejor, tierno por dentro y crujiente por fuera, una delicia de las que llevaba mucho tiempo sin probar. Si no tengo mal entendido el pan es obra de la panadería de José María



Al día siguiente repetimos, pero esta vez decidimos tomar algo de picoteo. Pedimos los nachos Tribeca, un pedazo de plato con nachos, chili con carne, guacamole, queso, jalapeños y tomate y cebolla picados...



...y otro plato de patatas fritas con bacon y queso para compartir.



La verdad es que acabamos llenísimos y muy satisfechos y sin duda volveremos a repetir. Muy recomendable tanto el ambiente como la comida, pero aún así voy a ponerle cuatro peros: 

1. Si pides algo con pan sin gluten te cuesta 1,50€ más. Entiendo que el pan sin gluten es más caro y que la manipulación de nuestra comida le da un añadido de esfuerzo y cuidado al plato, pero en la carta que tienen en internet no lo especifica, y yo fui tan contenta pensando que mi hamburguesa valdría igual, y al final se encareció un poco. 

2. No todos los platos para picar son aptos, sólo los 4 primeros de la carta, dos de nachos y dos de patatas, a si que no nos quedó más remedio que pedir uno de cada, pero eso sí, buenísimos y bastante grandes.

3. El ketchup y la mostaza que hay en cada mesa no sé si eran aptos, leí la etiqueta y no especificaba nada, por tanto no le puse a mi hamburguesa, a pesar de que soy muy salsera para estas cosas. Mea culpa, debí preguntar a la camarera, pero tenía tanta hambre que cuando llegó la hamburguesa se me olvidó todo.

4. Tienen postres caseros del día, a nosotros nos ofrecieron tarta de queso y otra más que no recuerdo, pero ninguna era apta, a si que me quedé sin postre. La camarera me dijo que habían tenido brownies sin gluten pero se habían acabado hacía poco, ¡me cachís! Supongo que durante las fiestas iría mucha gente a comer y los brownies están tan buenos que ¡no me extraña que volaran!

Después de tanto tiempo sin salir por ahí a tomar algo para mí encontrar este sitio ha sido como encontrarme un oasis en mitad del desierto. Para terminar os dejo este vídeo, veréis como se os hace la boca agua:


Tribeca Burger (maybe the best burger in Alicante) from Estudio Commonsense on Vimeo.

4 comentarios:

  1. No me extraña que no hubieras podido salir a cenar durante tanto tiempo, es difícil encontrar un restaurante para celiacos. En Madrid ahora hay unos cuantos sitios de repostería, pero restaurantes normales, muy pocos. La hamburguesa tiene muy buena pinta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Estaba buenísima! Sí, se hace difícil encontrar sitios; En Madrid tengo apuntado Celicioso, si alguna vez voy a la capi iré a desquitarme de cupcakes y demás cosas ricas

      Eliminar
  2. La verdad es que en Tribeca se como genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Es estupendo haberlo descubierto y tenerlo tan cerquita

      Eliminar