2 may. 2013

Batido de fresas (y plátano)

Parece que el buen tiempo no termina de llegar. Un día salimos a la calle luciendo piernas sin medias y al siguiente nos tenemos que abrigar hasta las orejas del frío que hace. Mientras el tiempo se decide, podemos disfrutar de lo bueno que nos trae la temporada, como las fresas, que sí llegaron para quedarse y continúan a nuestra disposición, a si que, aprovechemos.

Las fresas están buenas de cualquier manera. A mí personalmente como más me gusta comerlas es con un poco de azúcar, aunque de vez en cuando también las tomo en batido, que bien fresco como merienda o tentempié está delicioso.



Para hacer batido de fresas vamos a necesitar (para un batido grande o dos normales):
  • 200 gr de fresas
  • 400 ml de leche (he usado desnatada y queda bastante ligero, pero podéis usar la que queráis, entera, semi, sin lactosa...)
  • 50 gr de azúcar
  • Vinagre de manzana o de sidra (una cucharadita de las de café) opcional
Lavamos las fresas, les cortamos en pedúnculo y las troceamos. Ponemos las fresas en un bol junto con el azúcar y el vinagre. Mezclamos bien e introducimos en el frigorífico durante al menos una hora.
Si el vinagre no os convence podéis sustituirlo por el zumo de medio limón o media naranja, el caso es que sea algo ácido para que las fresas suelten el jugo y al mezclarse con el azúcar formen una especie de jarabe muy dulce. También podemos obviar este paso y mezclar todos los ingredientes sin esperar este tiempo, pero os recomiendo que lo probéis porque el resultado es mucho más dulce.
Una vez pasado este tiempo mezclamos con la leche, batimos bien con la batidora y servimos.

También podemos añadirle un plátano, el sabor quedará más suave y el batido se densifica, por lo que podemos añadirle un poco más de leche si lo queremos más líquido. Y si el bikini no nos aprieta, podemos ponerle un poco de nata montada y sirope de chocolate sin gluten y queda así de rico.




No hay comentarios:

Publicar un comentario