27 may. 2013

Día Nacional del Celíaco

Hoy 27 de Mayo es el día nacional del celíaco. Personalmente no soy muy de "celebrar" estos "días de", pero lo que sí es cierto es que los días dedicados a ciertas enfermedades, algunas conocidas y otras desgraciadamente no tanto, hace que, por lo menos ese día, los medios de comunicación den a conocer de que se trata y la problemática que conlleva para las personas que las sufren.

Supongo que hoy en más de un programa informativo habrán hablado de la enfermedad celíaca. Y en más de un periódico le habrán dedicado unas palabras. Y en la radio. Y poco a poco se va haciendo más conocida esta nuestra enfermedad, para que cada vez sean menos las personas a las que les suene a chino mandarino las palabras "celiaca" o "sin gluten".

Para mí es mi primer día nacional del celíaco. Desde que me diagnosticaron a principios de año he ido aprendiendo (mi chico también, aunque él no sea celiaco) lo que puedo y no puedo comer, a leer etiquetas, a aprender componentes aptos y no aptos, a llevarme chascos y decepciones pero también alegrías donde menos me lo esperaba. Y así seguimos. Me considero todavía una novata en el tema, pero voy aprendiendo. Tengo toda la vida por delante para ello.

¡Que paséis un gran día nacional del celíaco!

20 may. 2013

Nueces garrapiñadas

¿Os apetece algo dulce? No dejéis de probar esta receta de nueces garrapiñadas, el resultado es espectacular, eso sí, no indicadas para aquellos que estén en plena operación - bikini. Aunque con moderación y viendo que el buen tiempo no termina de llegar siempre podemos comer un puñadito de ellas...


Los ingredientes son muy básicos: nueces, azúcar y agua. También un poco de aceite de oliva o girasol, pero sólo un poquito, que necesitaremos para extender sobre una bandeja o plato amplio donde pondremos las nueces ya caramelizadas para que mientras se enfrían no se peguen a la superficie.

Las cantidades que he utilizado son: un tazón de nueces peladas, medio tazón de azúcar y medio tazón de agua. El modus operandi en principio puede resultar un poco engorroso pero la clave es remover, remover y remover.

Primero colocamos en una sartén amplia las nueces ya peladas, el azúcar y el agua. Ponemos la sartén a fuego fuerte, y comenzamos a remover. El azúcar comenzará a disolverse en el agua, pasado un tiempo el líquido se evaporará y comenzará a coger consistencia arenosa, y este azúcar "arenillosa" se deshará con el calor y comenzará a caramelizarse y a adherirse a las nueces. Si en este punto notamos que hay demasiada temperatura debemos bajar el fuego ya que podrían quemarse. En todo el proceso es imprescindible no dejar de remover ni un sólo momento. 

Una vez que el caramelo está totalmente pegado a las nueces y ya no se adhiere a la sartén, las echamos en un plato o bandeja que abremos frotado con un poco de aceite para que no se pegen a la superficie, y dejamos enfriar. Hay que tener mucho cuidado con el caramelo caliente a la hora de volcarlo en la bandeja o plato porque quema muchísimo.

Una vez frías las nueces, podemos partirlas con las manos si han quedado unidas unas a otras y ya podemos disfrutarlas. Para conservarlas - si no pensamos comérnoslas de una atacada - podemos guardarlas en cualquier recipiente con tapa y nos aguantan un par de semanas perfectamente.

13 may. 2013

Almejas a la marinera

Hay multitud de formas de cocinar las almejas, pero quizás a la marinera sea una de las recetas más populares. Hoy comparto las almejas a la marinera que prepara mi madre en esos momentos especiales como navidad o cumpleaños y que sabe que a mí tanto me gustan. La receta original lleva una cucharadita de harina para espesar la salsa que vamos a reemplazar por una cucharadita de maicena y hacerlo sin gluten que es lo que nos interesa.



Para preparar un plato de almejas a la marinera vamos a necesitar:

  • 500 gr de almejas
  • 1 ajo
  • 1/2 cebolla o una pequeña
  • 1 vaso de agua y 1 vaso de vino blanco
  • 1 cucharadita de maicena
  • 1 tomate grande rallado
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Perejil picado

Antes de comenzar, pondremos las almejas durante al menos una hora en un bol lleno de agua fría con un poco de sal disuelta, de modo que las almejas queden bien cubiertas por el agua, y de esta forma suelten la arenilla que puedan tener. 

En una sartén amplia se sofríe la cebolla cortada fina y el ajo en rodajas en un par de cucharadas de aceite. Cuando la cebolla transparente añadimos el tomate rallado y dejamos que se cocine a fuego suave hasta que el tomate pierda el agua y quede una salsa espesa.

En una cacerola ponemos las almejas escurridas y bien lavadas, añadimos un vaso de vino blanco, tapamos, ponemos al fuego y dejamos unos 3-4 minutos hasta que se habran. Retiramos del fuego y reservamos. Si hay alguna almeja que no se ha abierto o está rota la descartaremos.

En un vaso de agua fría disolvemos una cucharadita de maicena y añadimos la mezcla a la salsa de tomate. Colamos el líquido de cocción de las almejas que añadimos también a la salsa, removemos para que se integre todo y quede una salsa homogénea y finalmente añadimos las almejas. Dejamos cocinar todo junto durante un minuto mientras meneamos un poco la sartén para que se integren todos los sabores y la salsa termine de espesar y servimos espolvoreando perejil picado al gusto.

6 may. 2013

Calabacines rellenos de atún, queso y tomate

El calabacín es una hortaliza que podemos cocinar casi de cualquier forma con un buen resultado. Tanto en purés, a la plancha, rebozado... y como más nos gusta en casa, rellenos y al horno. A si que, antes de que apriete el calor, aprovechemos para encender el horno y preparar estos calabacines rellenos de atún muy fáciles de hacer.



Ingredientes que vamos a necesitar para dos personas:
  • 2 calabacines
  • 2 latas de atún al natural
  • 1 cebolla
  • 1 tomate rallado
  • 100 gr de queso manchego

Cortamos los calabacines longitudinalmente y con ayuda de una cuchara sacabolas o una cucharilla los vaciamos. Reservando por un lado la carne de los calabacines, y por otro las carcasas que nos van a servir de cuencos.
En un robot de cocina o en el vaso de la batidora ponemos la carne que hemos sacado a los calabacines, la cebolla pelada y cortada en trozos, el atún escurrido, el tomate rallado, el queso manchego también rallado (dejando un poco de queso reservado para espolvorear) y sal al gusto. Trituramos hasta que nos quede una masa homogénea. 
Rellenamos las carcasas con esta masa y espolvoreamos con el queso rallado que hemos reservado.
Metemos al horno precalentado a 180-190ºC  y horneamos durante unos 30 o 35 minutos. 
Gratinamos unos minutos y servimos.

2 may. 2013

Batido de fresas (y plátano)

Parece que el buen tiempo no termina de llegar. Un día salimos a la calle luciendo piernas sin medias y al siguiente nos tenemos que abrigar hasta las orejas del frío que hace. Mientras el tiempo se decide, podemos disfrutar de lo bueno que nos trae la temporada, como las fresas, que sí llegaron para quedarse y continúan a nuestra disposición, a si que, aprovechemos.

Las fresas están buenas de cualquier manera. A mí personalmente como más me gusta comerlas es con un poco de azúcar, aunque de vez en cuando también las tomo en batido, que bien fresco como merienda o tentempié está delicioso.



Para hacer batido de fresas vamos a necesitar (para un batido grande o dos normales):
  • 200 gr de fresas
  • 400 ml de leche (he usado desnatada y queda bastante ligero, pero podéis usar la que queráis, entera, semi, sin lactosa...)
  • 50 gr de azúcar
  • Vinagre de manzana o de sidra (una cucharadita de las de café) opcional
Lavamos las fresas, les cortamos en pedúnculo y las troceamos. Ponemos las fresas en un bol junto con el azúcar y el vinagre. Mezclamos bien e introducimos en el frigorífico durante al menos una hora.
Si el vinagre no os convence podéis sustituirlo por el zumo de medio limón o media naranja, el caso es que sea algo ácido para que las fresas suelten el jugo y al mezclarse con el azúcar formen una especie de jarabe muy dulce. También podemos obviar este paso y mezclar todos los ingredientes sin esperar este tiempo, pero os recomiendo que lo probéis porque el resultado es mucho más dulce.
Una vez pasado este tiempo mezclamos con la leche, batimos bien con la batidora y servimos.

También podemos añadirle un plátano, el sabor quedará más suave y el batido se densifica, por lo que podemos añadirle un poco más de leche si lo queremos más líquido. Y si el bikini no nos aprieta, podemos ponerle un poco de nata montada y sirope de chocolate sin gluten y queda así de rico.